“Hay que conseguir que el Gobierno favorezca
la inversión de impacto social”

Juan Bernal. Director general de CaixaBank Asset Management y presidente
del Spain NAB

25 jun 2019 / 11:48 H.

Juan Bernal, director general de CaixaBank Asset Management, acaba de asumir la presidencia de Spain NAB, el Consejo Asesor Nacional que representará a España ante el Global Steering Group of Impact Investment, auspiciado por el G8. Este nuevo movimiento impulsado por Sir Ronald Cohen, fundador de Apax Partners, pretende llevar a la inversión criterios proactivos en beneficio de la sociedad. España ha sido el país número 22 en entrar.

¿Con qué objetivo asume la presidencia del Spain NAB?

Desde el punto de vista personal, me parece un proyecto muy ilusionante porque de alguna forma replanteas principios que tenías casi metidos en el disco duro de la inversión y cuando hablas de inversión tienes que sumarle la palabra impacto y cuando hablas de bonos tienes que sumarle el impacto social o contratos de pago por resultados. Te cambia la perspectiva que tenías. En CaixaBank Asset Management hemos llegado al NAB en un proceso donde creemos firmemente que los criterios ESG van a formar parte de las empresas que nos dedicamos a la inversión financiera, que está por llegar y queremos estar en esa vanguardia. Ya lo teníamos como parte de nuestros objetivos y vimos dentro del NAB la posibilidad de formar parte, aportar y aprender.

¿En qué se va a concretar la entrada de España al GSG?

Hay una agenda para tres años con una parte muy institucional porque hay que conseguir que los poderes públicos favorezcan la implantación de la inversión de impacto con el origen del capital o con la regulación. Tener ese apoyo puede hacer que esto funcione. Creemos desde el NAB que esto está aquí para quedarse. Que es algo que vamos a seguir viendo y que ahora es un altavoz pequeño pero potente el que empieza a sonar, pero cada vez, lo iremos escuchando más. La gente joven que viene detrás de nosotros se lo está planteando de otra forma y en esa medición de rentabilidad-riesgo con la que hemos trabajado históricamente en el sector financiero de repente ha entrado una derivada que se llama el impacto. Ahora hay que construir cómo se mide, que no es un tema solo nacional sino global. Y la medición es lo que al final te permite que algo sea creíble. Hay unos principios generales de contabilidad que son los que seguimos y utilizamos para valorar si una inversión es buena o es mala. Tenemos que tener esos principios contables dentro de la terminología de impacto para llegar a medirlo y discriminar entre los productos de riesgo, rentabilidad e impacto cuáles son los mejores.

¿Cómo ve a España dentro del mundo de la inversión de impacto?

Hay suficientes pasos que se han dado, aunque parezcan pocos. Hay iniciativas que se están llevando a cabo y el ICO ha financiado parte de ese inicio. Ha habido una semilla que es la que nos hace estar hoy aquí y al final si veis las entidades que están detrás hay una gran atracción en el mercado.

¿Hay demanda del pequeño inversor de este tipo de productos?

Al pequeño inversor no le podemos pedir apetito por algo que todavía desconoce, pero cada vez más, el inversor se preocupa y está interesado por qué se está haciendo con su dinero.