“Podemos invertir en torno a 100 millones en el sector de alimentación y bebidas en España”

Leo Reaño, Managing director de DeA Capital Alternative Funds.

28 ene 2020 / 09:00 H.

Leopoldo (o Leo) Reaño es una de las caras más conocidas de la industria del capital privado español, negocio en el que lleva trabajando más de 16 años. Tras pasar por gestoras como Gala Capital y HIG Europe, hace unos meses se embarcó en un nuevo proyecto: dirigir la división de capital privado de DeA Capital Alternative Funds en España, una de las filiales del grupo De Agostini. En concreto, Leo será el encargado de buscar oportunidades de inversión para Taste of Italy 2 en la Península Ibérica, el vehículo de esta gestora que invierte en compañías del sector de alimentación y bebidas. Para explicar su nuevo reto profesional, en qué consiste la estrategia de este fondo y qué valor añadido puede aportar a las compañías españolas, el managing director de DeA Capital Alternative Funds recibe a elEconomista Capital Privado en su oficina de la calle Velázquez de Madrid.

¿Qué le animó a participar en este proyecto?

Creo que se trata de un proyecto muy empresarial dentro de un gran grupo familiar muy estable. Supone una muy buena oportunidad porque España es líder en este segmento del mercado y el valor de este vehículo está más ajustado al tejido empresarial español.

¿En qué consiste Taste of Italy 2? ¿Cuál es su estrategia?

Invertimos en compañías sanas que tengan entre 20 y 200 millones de ingresos y más de cuatro millones de resultado bruto de explotación (ebitda). Buscamos compañías que se beneficien de la dinámica muy atractiva de la cadena de valor de la industria de alimentación y bebidas -auge de los productos premium, preocupación por la salud, trazabilidad, sostenibilidad-, que podemos hacer crecer, mejorar y a menudo transformar, colaborando activamente con los equipos de gestión. Para ello, invertimos entre 15 y 40 millones de euros, en posiciones mayoritarias o minoritarias, con un uso muy racional del apalancamiento.

¿Qué ha animado a DeA Capital Alternative Funds a lanzarse al negocio del capital privado en España?

DeA Capital Alternative Funds es la filial de gestión de fondos de capital privado de DeA Capital. Este holding, a su vez, forma parte de De Agostini (75%), uno de los mayores grupos empresariales en Italia, controlado por las familias Drago y Boroli. El 25% restante cotiza en bolsa. Su apuesta por España tiene dos elementos muy importan tes. Por un lado, el grupo De Agostini ha tenido una vocación internacional muy fuerte, con importantes inversiones en Estados Unidos y Europa -en particular, en España-. Por otro lado, tras el éxito en la fase de inversión del fondo Taste of Italy 1, el equipo decidió ampliar el ámbito geográfico para el siguiente fondo y eligió la Península Ibérica.

¿Qué tiene de especial España frente a otros países europeos?

Nuestro interés por España se centra en que el país es líder en este sector. Por ejemplo, España es el mayor exportador de fruta y verdura de la Unión Europea. También, el tamaño del sector es muy relevante al representar un tercio del PIB del país, y el tamaño del tejido empresarial español es muy similar al italiano, con una importancia relativa mayor de empresas pequeñas y medianas de propiedad familiar en comparación con el resto de Europa.

¿A qué responde el enfoque sectorial? ¿Hay más oportunidades de inversión que en otros sectores?

La primera razón para un enfoque sectorial es que, según varios estudios, los fondos de capital privado especializados sectorialmente tienden a generar mejores retornos que fondos generalistas. La segunda es que el sector alimentación y bebidas tiende a tener un mejor comportamiento en momentos de crisis económica. Esto nos permite esperar rentabilidades superiores a la media con cierta protección en caso de deterioro macro. El tamaño del fondo nos permite además dedicar más tiempo de calidad a nuestras participadas.

¿Cómo va el ‘fundraising’ de Taste of Italy 2? ¿Qué tiempos y cantidades manejan?

En el primer fondo, que se levantó en el año 2015, prácticamente todos los inversores eran italianos y se consiguió llegar a compromisos por valor de 218 millones de euros. El fundraising de Taste of Italy 2 comenzó el pasado octubre con un objetivo de 250 millones y un tamaño máximo -hard cap- de 300 millones. La gran mayoría de los inversores del primer fondo han expresado su interés en mantener o incrementar su inversión en el segundo, sin olvidar a DeA Capital como inversor ancla que va a incrementar significativamente su inversión. Además, estamos llevando a cabo un importante esfuerzo para ampliar geográficamente la base inversora, en el que tenemos mucha confianza. Esperamos que el primer cierre tenga lugar entre febrero y marzo.

¿Se plantean coinversiones para llegar a operaciones más grandes?

Nos plantearíamos coinversiones en inversiones que requiriesen más de 40 millones de euros de capital del fondo, tanto de nuestros inversores como de otros fondos. También nos plantearíamos coinvertir con otros gestores locales fuera de Italia y España, si en este caso aportásemos algún ángulo sectorial o geográfico.

¿Cuál es su presupuesto para España?

La documentación del fondo permite invertir hasta un 30% del mismo fuera de Italia, y hasta un 10% adicional más con aprobación de la mayoría inversores. Es decir, podríamos invertir en torno al 40% del fondo, unos 100 millones de euros, en la Península Ibérica.

¿Cuántas operaciones prevén realizar este año? ¿Y con este nuevo vehículo?

Esperamos poder realizar nuestra primera inversión en España este año, pero tampoco tenemos ninguna presión para acelerar el ritmo. En cuanto al número total de operaciones calculo que serán entre nueve y 12.

¿Buscan operaciones primarias de capital riesgo o podrían quedarse con alguna empresa que ya esté participada por un fondo?

En el primer fondo fueron todo inversiones primarias excepto la reinversión en La Piadineria, pero en el segundo no nos cerramos a nada. Es un sector que tiene mucha actividad y hay mucho crecimiento.

¿Buscan operaciones de forma independiente o a través de asesores?

Buscamos compañías como podemos, ya sea a través de asesores con los que trabajamos activamente, como analizando sectores. Una cosa muy buena de estar dentro de una plataforma tan grande es que tenemos un consejo asesor con empresarios italianos que te ayudan a tener los pies en la tierra en cuanto a valoraciones y fundamentales del sector, pero también nos facilita el acceso a operaciones muy interesantes

En el segmento del ‘mid-market’ en el que operan y en alimentación hemos visto operaciones pagadas a múltiplos muy altos en los últimos meses, ¿no cree que hay un sobrecalentamiento del mercado?

En general, independientemente del sector en el que operen, hay una amplia disponibilidad de capital para buenas compañías, sobre todo las de mayor tamaño. Esto inevitablemente tiene un efecto sobre los precios pagados y nos obliga a la hora de invertir a una mayor especialización para poder contribuir a la generación de valor de nuestras participadas y obtener nuestra rentabilidad objetivo.

¿No temen la alta competencia?

La alta competencia del mercado, que es un inconveniente cierto a la hora de invertir, tiene como contrapartida que sea más fácil desinvertir en este entorno. Eso no es necesariamente negativo para la rentabilidad de nuestros inversores a lo largo de un ciclo completo. Dicho esto, para protegernos en cierta medida de una mayor competencia, además de la especialización sectorial, tenemos la flexibilidad de invertir en minoría y poder invertir en compañías que escapan del radar de los grandes fondos nacionales e internacionales por tamaño.

Uno de los sectores que invierten es en restauración, ¿todavía hay buenas oportunidades en España?

En el negocio de restauración han invertido un buen número de fondos y dentro de poco van a tener que rotar su cartera y es un entorno muy diferente al que teníamos en el año 2014. Además, todavía el negocio está muy fragmentado en España y hay buenos activos.

¿Qué valor añadido pueden aportar a sus participadas?

Nuestra principal característica es que apoyamos a nuestras participadas en su crecimiento. En septiembre de 2019 analizamos la evolución de las participadas del primer fondo desde nuestra entrada y los datos demostraban que durante nuestra participación en el capital sus ingresos habían crecido un 61% de media. Otra de las ventajas de formar parte de la plataforma es que tenemos todas las actividades de soporte aseguradas, de tal forma que los 11 profesionales de Taste of Italy -nueve en Milán y, dos en Madrid, tras el reciente fichaje de Ramón Cedeiras- podemos centrarnos en invertir y aportar valor a nuestras participadas.

¿Cuáles son las palancas de crecimiento por las que más van a apostar para hacer crecer a sus participadas?

En la cartera de nuestro primer fondo hemos realizado dos add-ons (compras de compañías secundarias que integran en una principal comprada anteriormente de cara a hacerla ganar tamaño para obtener plusvalías mayores en el momento de la venta), de los cuales uno en España. Pero sobre todo hemos centrado el crecimiento en mejoras operativas o cambios en la política comercial, así como en ampliaciones y mejoras de capacidad. De hecho, hemos invertido más del doble en crecimiento de capacidad orgánica que en add-ons. Para esto, como he mencionado antes, tenemos un enfoque muy racional en cuanto al apalancamiento, evitando sobrecargar de deuda a compañías con fuerte crecimiento.

Además de este vehículo, hay una filial en Madrid de DeA Capital Real Estate que también analiza inversiones para el negocio inmobiliario, ¿se plantearían traer otras estrategias de DeA a España?

Ahora mismo estamos centrados en asentarnos como un actor importante en el sector de capital privado en España con el equipo Taste of Italy. No obstante, no descartamos estudiar la posibilidad de analizar alguna de las actividades que ahora mismo desarrollamos en Italia, como puede ser la parte de fondos de Corporate Credit Recovery.