“Vamos a lanzar un nuevo fondo de 400 millones después de verano”

José María Muñoz, socio fundador de MCH Private Equity. Jaime Hernández, socio fundador de MCH Private Equity. Andrés Peláez, socio senior de MCH Private Equity.

28 may 2019 / 09:40 H.

MCH Private Equity es una de las gestoras españolas con más experiencia en la industria de capital privado de nuestro país. Con más de dos décadas a sus espaldas, han gestionado cuatro vehículos diferentes enfocados en el segmento del mid-market español, sumando más de 850 millones de euros en activos bajo gestión. MCH ha sido una de las gestoras más activas de los últimos meses, protagonizando importantes transacciones como la compra de Palacios o la venta de su participación en Talgo. Además, también se encargan de gestionar el vehículo del fondo soberano de Omán y Cofides, así como Unigrains UAF -el vehículo especializado en alimentación que montaron junto con uno de sus inversores, Unigrains-. En la actualidad, la gestora está arrancando el que se convertirá en su quinto fondo para la industria del capital privado español, MCH Iberian Capital Fund. Para hablar sobre este nuevo proyecto, tres de los socios de la firma -José María Muñoz, Jaime Hernández Soto y Andres Peláez- reciben a elEconomista Capital Privado en sus oficinas.

¿Cómo va el lanzamiento del nuevo fondo? ¿Qué objetivo de tamaño tienen?

Jose María Muñoz (JMM): La idea que tenemos es lanzar el fondo nuevo en la segunda mitad del año, que será un poco más grande que el anterior. El cuarto fue de 350 millones de euros y nuestra idea es hacerlo de en torno a 400 millones para no desviarnos demasiado de lo que estamos haciendo. Con el fondo anterior hemos visto que te da un rango muy amplio de operaciones: puedes hacer desde cosas más pequeñitas -en el anterior hemos hecho operaciones de entre 20 y 150 millones de euros- a más grandes con coinversores. El problema es que si te vas muy arriba empiezas a perder la posibilidad de hacer operaciones más pequeñas. Estamos hablando para coger un asesor, pero todavía no lo tenemos cerrado.

La última operación que han realizado, la compra del Grupo Palacios, ha sido fruto de una coinversión. ¿Cómo funciona este tipo de operaciones?

Jaime Hernández Soto (JHS): A la gran mayoría de nuestros inversores les ofrecemos la oportunidad de hacer coinversiones para grandes operaciones. Lo hemos ido haciendo en muchas de las transacciones que hemos hecho hasta ahora. Para evitar conflictos, se lo proponemos a todos.

JMM: Claro, lo que hacemos es que se lo ofrecemos a todos y luego prorrateamos las participaciones. Ahora todos los inversores grandes quieren hacer coinversiones. En Palacios lo hemos hecho así, hemos sindicado una parte importante de la operación.

¿Cómo está compuesta la base inversora de sus fondos anteriores? ¿Vamos a ver alguna sorpresa en el nuevo?

JMM: Tradicionalmente, el 90 por ciento del dinero de nuestros fondos procedía de Europa. De ese porcentaje, la parte no española ha pesado como el 85 por ciento, pero más que nada porque los inversores principales están fuera. En España tenemos algunos, pero pocos en relación con el total. También esperamos tener más inversores de fuera de Europa, pero en un porcentaje similar. En cuanto a la tipología de los inversores, tenemos fondos de fondos, family offices muy grandes, fondos de pensiones, aseguradoras, etc. Tenemos una base inversora muy institucional.

En España falta ese inversor institucional...

JMM: Tenemos algunos fondos de pensiones en España, pero falta todavía un poquito más de inversión institucional en capital privado. Hace unos años, era muy difícil que las aseguradoras entraran en el negocio por la regulación, ya que tenían mucho consumo de capital. Sin embargo, ahora parece que es mucho más fácil y hay aseguradoras que están empezando a entrar en el activo. En otros países hay fondos de pensiones muy grandes como Reino Unido, Países Bajos, etc. En España esta base institucional está menos representada.

Uno de los inversores institucionales de referencia en el país es el ICO, ¿se plantean acudir a las próximas convocatorias del Fond-ICO?

JMM: Nos lo podríamos plantear, creo que podría encajarnos. Tuvimos al ICO en el cuarto fondo y, de hecho, daban una opción de compra para que el resto de inversores pudiera comprar su participación. Por eso, ahora mismo el ICO no es inversor nuestro, porque decidieron comprar su participación, pero nos encantaría que lo volviera a ser.

¿Vamos a ver alguna novedad respecto a la estrategia del nuevo fondo?

JMM: Queremos que la internacionalización sea algo todavía más diferencial dentro de la gestora. Como sabéis, el fondo francés Eurazeo tomó el 25 por ciento de nuestra firma hace unas semanas. Esta operación se enmarca en que, dentro de lo que es el equipo y nuestra estructura, queremos tener una historia todavía más creíble para nuestros inversores y también para los empresarios de que podemos ayudarles a hacer cosas fuera, a hacer más operaciones cross border -fuera de España-...

¿La internacionalización sería a nivel participadas o mediante inversiones directas fuera de España?

JMM: Todavía no lo tenemos decidido, no sabemos si le podremos dedicar algo del fondo fuera de España. En principio, si pudiéramos, la cantidad sería pequeña. Vamos a seguir siendo principalmente ibéricos. Dicho esto, igual dejamos abierto en el reglamento -que todavía no lo hemos decidido- la posibilidad de coinvertir con ellos en algún activo fuera de España. Lo vemos a priori más tema cartera de participadas que inversión directa. Algunos de nuestros colegas sí lo están haciendo, pero nuestra regionalización vendría más por una colaboración con Eurazeo.

En los últimos meses estamos viendo varias transacciones de grandes gestoras que compran otras más medianas, ¿este es el caso de este acuerdo?

JMM: Sí, aunque cada caso es distinto. Por ejemplo, Eurazeo ha comprado también una participación en Rhône Capital. Dentro de eso, hay un poco de todo. Hay gestoras que hacen este tipo de operaciones porque quieren tener algún tipo de trato preferencial, suele ser el caso de fondos que se montan desde cero y quieren tener una especie de ancla o sponsor. En nuestro caso, es distinto. Eurazeo ha entrado sin ningún derecho económico preferencial, ni tiene acceso al carried ni paga honorarios distintos ni tiene preferencias en la coinversión,etc. Es más bien un tema estratégico de colaboración, de compartir dealflow -operaciones- y best practices -buen gobierno corporativo- que de intentar tomar control.

¿Cómo va el vehículo del fondo soberano de Omán y Cofides?

JMM: Empezamos con él hace seis meses y lo estamos orientando mucho a que el inversor finalista pueda establecerse fuera. En su inicio, a Omán lo que le interesaba era establecer relaciones con España, encontrar empresas españolas que quisieran hacer cosas allí. Pero también es un fondo soberano, ellos lo que quieren es invertir en otras economías para rentabilizar su dinero y para entender qué se está haciendo fuera. Lo que dice el estatuto del fondo es que va a ser inversión en cualquier empresa que se internacionalice en unas zonas determinadas, Omán entre ellas. La mentalidad de Cofides, además, hace que estas inversiones tengan que ser en proyectos concretos.

JHS: El objetivo no es tanto invertir todo en Omán, sino la internacionalización de las compañías españolas. Creemos que hay muchas oportunidades y muchas geografías interesantes, tanto para el fondo soberano de Omán como para Cofides.

JMM: En Omán igual hacemos alguna operación, pero no va a ser todo el fondo enfocado a él. Hay una cosa que es diferencial: ahí estás con el fondo soberano. Cualquier cosa que quieras hacer en Omán, obviamente vas a tener la puerta abierta a hacer ese tipo de cosas. Eso es parte de lo que nosotros vendemos a la empresa española. Tenemos capacidad de hacer cosas que igual otros inversores no llegan. Alrededor de Omán hay sitios naturales donde tiene mucha influencia, toda la parte de Oriente Medio, India, etc. Y donde las empresas españolas tradicionalmente no saben cómo operar. España entiende bien Europa, Latinoamérica, Norte de África, etc., pero cuando te empiezas a ir hacia Asia, es más complicado que entren.

¿Se plantean crear vehículos más especializados como es el caso de Unigrains?

JMM: Lo importante es que lo que montes, no tenga un conflicto con lo que tienes, que los inversores entiendan que tienes los recursos para poderlo hacer. A los inversores también les preocupa la distracción. Nuestro caso de Unigrains era algo muy concreto, muy pequeño para hacer growth en alimentación. De hecho, también fichamos gente para este vehículo concreto. En el mercado español, si quieres hacer crecer las gestoras o lo haces geográficamente -que es más complicado- o lo haces en producto, que de verdad deben ser cosas que encajen con lo que quieres y con tu estrategia.

¿Cuentan todavía con recursos del fondo anterior?

Andrés Peláez (AP): Nos quedan recursos y estamos trabajando en varias cosas, en algunas estamos muy avanzados. Siempre dedicamos una parte de la inversión de los fondos en hacer add-ons -compras para engordar participadas-.

JMM: Con todo el dinero que hay disponible en el sector, las operaciones de libro en las que todo encaja ya son pocas. Cada vez más, las operaciones que estamos viendo son de fabricarte tú la transacción.

Esto implica realizar operaciones más pequeñas, segmento en el que están apareciendo nuevos fondos... ¿Ven mucha competencia?

AP: La razón por la que hay menos competencia no es por el número de fondos que operan en cada segmento o en cada tamaño, sino por cuántas empresas hay en cada tamaño. Hay muchas más operaciones pequeñas o medianas porque hay mucha más empresa. España es un mercado fundamentalmente de operación mediana o pequeña, hay muy poca empresa muy grande. Hay sectores que todavía están muy atomizados que todavía tienen mucho que consolidar, como el pescado congelado. Ahora buscamos y pateamos mucho, nuestro objetivo es conseguir operaciones propietarias.

JMM: Si miras en España fondos de 700 u 800 millones de euros, no hay. Alguien desde fuera podría pensar que hay una gran oportunidad de hacer un fondo de ese tamaño porque no hay nadie, pero luego no lo inviertes.

En estas operaciones propietarias hay mucha más interacción con los fundadores de las compañías, ¿creen que está cambiando la visión del empresario español sobre la industria del capital privado?

AP: Ahora se conoce más este sector, los empresarios ya saben de qué se trata. Ahora, lo que nosotros buscamos son operaciones medianas y con un perfil más industrial, para poder añadir más empresas y consolidar el sector. Esto hace diez años no pasaba, el panorama ha cambiado mucho. A medida que vayan avanzando las generaciones, vamos a ver más empresas familiares que se animan a que participemos en sus negocios.

JMM: Estoy de acuerdo, la mentalidad de los empresarios ha empezado a cambiar. Además, es verdad que esto se junta a los relevos generacionales. Cada vez vemos más empresas que ya están controladas por la segunda o la tercera generación y esto hace que tengan la mentalidad más abierta a estos cambios.

En los últimos tiempos también hemos visto la aparición de varios fondos secundarios, ¿se plantearían hacerlo?

JMM: Ahora mismo hay un auge de operaciones en el mercado secundario y va a haber más. En nuestro caso, no lo veo. Está casi todo vendido y lo que no, todavía no es el momento, nuestra cartera es joven. Creo que va a haber más porque hay mucha demanda de inversores que buscan este tipo de activos, pero las operaciones dependen mucho de la valoración. Es importante tener un cierto equilibrio y no hacerlo solo a nivel de valor neto de los activos (NAV). Es una buena alternativa para dar liquidez a los inversores y para reciclar activos.

Los precios de las compañías siguen altos, ¿el apalancamiento también o el sector ha aprendido de la crisis?

AP: Realmente, no es nuestro segmento, donde más apalancamiento hay es en operaciones más altas. De todas formas, en nuestra opinión, ni nunca fue tan alto como se decía en la crisis ni tan bajo como tiempo después. Ahora es verdad que hay mucho más capital disponible, pero nosotros somos bastante conservadores.

¿El nuevo gobierno puede influir en la captación de recursos para su nuevo fondo?

JMM: No nos ha llegado ningún eco de preocupación, no hay mucho ruido con el tema.