Alantra da el salto internacional con su negocio de deuda

La firma acaba de realizar el cierre definitivo de su segundo vehículo para este negocio con compromisos por valor de 200 millones de euros, con el que ya ha realizado dos operaciones

25 jun 2019 / 10:49 H.

Alantra sigue dando los pasos para convertirse en una de las gestoras españolas más avanzadas con estrategias diferenciales. En el negocio de deuda, la firma que preside Santiago Eguidazu acaba de cerrar su segundo vehículo de inversión -recién renombrada Alantra Private Debt II), con el que ha conseguido comprometer 200 millones de euros, llegando a su objetivo máximo (hard-cap). La principal novedad respecto al anterior es que la firma está analizando operaciones fuera de España, queriendo dedicar al menos un tercio del fondo a financiar compañías de otros países.

Por el momento, el foco de este desarrollo fuera de nuestras fronteras lo están poniendo en dos países vecinos: Francia e Italia. La internacionalización de este negocio va en línea con la estrategia corporativa de Alantra, que quiere convertirse en una firma de referencia a nivel mundial, para lo que ha realizado varias adquisiciones clave en diferentes países de todo el mundo. En este sentido, para el área de deuda están aprovechando las sinergias que han obtenido con la compra del 49 por ciento de la gestora paneuropea Access Capital Partners (ACP) el pasado diciembre. En palabras de Luis Felipe Castellanos, socio director de Alantra Private Debt, “la colaboración conjunta con ACP nos está ayudando a originar transacciones fuera de España y a obtener una posición preferencial a la hora de entrar en un nuevo mercado como es Francia”.

En cualquier caso, la apuesta internacional es una de las armas diferenciales de Alantra Private Debt II respecto a otros competidores locales porque les permite dar una mayor cobertura a empresas españolas con las que trabajan, pero que también desarrollan parte del negocio fuera del país. No obstante, el responsable del negocio de deuda de Alantra considera que el mercado español tiene todavía muchísimo recorrido por delante. “España se está italianizando, los inversores y las compañías ya separan la realidad política de la económica. El mercado sigue bastante bien y no se está ralentizando, creemos que es un buen momento para invertir. Además, el número de bancos ha menguado en los últimos años, los empresarios están muy aleccionados y ahora a la hora de vender es muy fácil”, explica Castellanos a elEconomista Capital Privado.

Larga trayectoria en el país

Esto se ha traducido, a su vez, en el cierre de 17 transacciones entre sus dos fondos de deuda -el primer vehículo de estas características de la firma (Alteralia I, ahora renombrado Alantra Private Debt I) se puso en marcha en 2015 y consiguieron comprometer 140 millones-. Con el nuevo vehículo de inversión ya han cerrado dos operaciones, una de ellas al grupo logístico Ontime, según adelantó elEconomista. En cuanto a la base inversora, Alantra Private Debt II está conformado al 40 por ciento por inversores públicos, al 40 por ciento por inversores privados y un 20 por ciento proviene de banca privada. Cabe recordar también que, hace unas semanas, la firma resultó vencedora de la última convocatoria del Fond-ICO Global en la categoría de deuda, obteniendo 20 millones de euros extra para su captación de fondos -fundraising-.

En cuanto a la estrategia de inversión, Alantra Private Debt II está centrado en préstamos a empresas -direct lending- del conocido como segmento medio del mercado -es decir, compañías con ventas de entre 15 millones y 150 millones de euros-.

El objetivo de Alantra es hacer entre 10 y 12 inversiones con este nuevo vehículo de inversión, con un ticket medio de entre 5 y 25 millones por operación. En concreto, invierte principalmente en deuda senior -con prioridad en el orden de pagos- y también tiene flexibilidad para proveer otros instrumentos de deuda como unitranche o deuda subordinada. En general, la financiación que proporciona este vehículo de inversión se utiliza para ampliaciones de capital, adquisiciones, refinanciaciones y/o para reorganizar la estructura accionarial de las diferentes compañías en múltiples sectores (ver hitos).