El papel del Capital de Riesgo en el M&A Global

Los fondos protagonizaron un tercio de las fusiones y adquisiciones a nivel mundial durante el pasado año, pese a la caída del 6,9% de las operaciones corporativas en todo el mundo

28 ene 2020 / 09:01 H.

Un tercio de las operaciones mundiales de fusiones y adquisiciones (M&A, por sus siglas en inglés) está liderada por firmas de capital privado. Esta buena noticia, sin embargo, no esconde que en el ejercicio de 2019 las operaciones de M&A han ido a la baja. El negocio de las operaciones corporativas en 2019 se ha visto afectado por las inestabilidades geopolíticas mundiales y por la incipiente ‘guerra’ comercial entre Estados Unidos y el gigante chino. No ha sido un año para remarcar en este sector, puesto que la actividad global de M&A ha caído un 6,9% en el pasado ejercicio con respecto a 2018, hasta alcanzar los 3,33 trillones de dólares (3 billones de euros), según los datos recopilados por Mergermarket. Sin embargo, hay una luz en estos datos que anima al sector del capital privado en el mundo: Y es que casi el 28% de estas operaciones de fusiones y adquisiciones a nivel mundial han contado con la presencia de una firma de capital riesgo y, según Mergermarket, es el tercer año consecutivo en que este porcentaje supera el 25%.

El informe de perspectiva anual de M&A 2019 de Mergermarket, publicado a finales del pasado año, concluye que “con un gasto revelado de 556.400 millones de dólares (501.951 millones de euros) por parte de las empresas de capital riesgo en 2019, la actividad de compra no se alejó demasiado de los altos niveles de 2018”. Y destaca que después de años de actividad sostenida de compras en todo el mundo, la escasez de activos familiares de calidad ha desencadenado un auge de las operaciones de compraventa de acciones por parte de empresas privadas hasta 158.300 millones de dólares (142.809 millones de euros) en 2019, 78 operaciones, el mayor valor y volumen desde 2007. Beranger Guille, director global de Análisis Editorial de Mergermarket justifica estos datos asegurando que “con el respaldo del mercado alcista de valores más largo de la historia, y en medio de unos tipos de interés persistentemente bajos, tanto las empresas como los fondos de capital riesgo tienen a su disposición amplias reservas de efectivo y atractivas opciones de financiación de la deuda. La sensación de que estas condiciones pueden no durar y el deseo de asegurar el crecimiento futuro están empujando las valoraciones hacia arriba”.

Grandes operaciones

Las operaciones han ganado tamaño gracias a la liquidez del mercado, el fácil acceso a la financiación y el volumen de los fondos. Con 389 millones de dólares (351 millones de euros), el tamaño medio de las operaciones con un valor revelado es superior a los 353 millones de dólares (318 millones de euros) de 2018, y es el segundo valor más alto en el récord de Mergermarket después de 2015, un año récord para las fusiones y adquisiciones globales. El año pasado también se registraron 38 megacontratos -por encima de los 10.000 millones de dólares (9.021 millones de euros)-, también el mayor número de operaciones de este tipo desde 2015.

En cuanto a las operaciones globales de fusiones y adquisiciones, el año pasado se convirtió en el sexto año consecutivo con más de 3 trillones de dólares (2,7 billones de euros) en importe total de operaciones, si bien la consultora asegura que este dato es ligeramente superior a los niveles de 2016 y 2017, la realización de operaciones se ralentizó significativamente en la última parte del año, cayendo un 24,2% en el segundo semestre frente al primer semestre del año 2019.

Europa y España

La Unión Europea también sufrió esta desaceleración en el número e importe de operaciones. “Impulsada por el lento crecimiento de la Eurozona y por Brexit, la actividad europea de fusiones y adquisiciones ha sufrido la falta de megadeals en 2019, registrando un descenso interanual del 21,9% hasta los 770.500 millones de dólares (695.018 millones de euros)”, afirma el informe.

La caída de operaciones en Europa, y en España en particular, se acentuaron en el tercer trimestre del año pasado donde afectaron un entorno en el que la incertidumbre sobre la economía comunitaria y el efecto de la guerra comercial paralizó algunas transacciones. Tampoco benefició al sector en España el hecho de que la opa sobre Abertis se computó en el ejercicio de 2018.

Entre los factores que afectaron a España estuvieron al acabar 2019, los sucesivos intentos fallidos de las negociaciones para formar Gobierno y la convocatoria de nuevas elecciones, algo que debería revertirse al inicio de 2020 con la formación del primer Gobierno de coalición de izquierdas y nacionalistas desde la recuperación de la democracia española. Cabe destacar que entre las grandes operaciones de M&A en España el ejercicio pasado destacan la adquisición por parte de Carlyle de hasta el 40% de Cepsa, la opa de Blackstone sobre Hispania por un importe cercano a los 2.000 millones de euros, la de LetterOne sobre Dia o la de EQT sobre Parques Reunidos y la compra de Áreas por PAI Partners.

El negocio de M&A en España moderó el ritmo de crecimiento durante el pasado 2019. Según los datos publicados recientemente por elEconomista, de enero a diciembre de 2019 se completaron 407 operaciones corporativas, 24 menos que en 2018, según Bloomberg a fecha de 30 de diciembre. No obstante, si se tienen en cuenta las transacciones anunciadas, el número se incrementaría un 21%, hasta 522 operaciones. Falta esperar que se concreten operaciones muy relevantes como la compra de Air Europa por parte de IAG, la venta de la fotovoltaica de Renovalia al fondo italiano F2i o la opa de BME. Si se incluyen estas operaciones, el volumen registrado ascendería a 28.820 millones de dólares (25.731 millones de euros, aproximadamente, al cambio actual), un 52,8% menos que en 2018. Si se excluyen las operaciones pendientes, la caída del volumen en el negocio del M&A en España sería mucho mayor, ya que se habrían movido 32.200 millones de dólares (28.750 millones de euros) menos que de enero a diciembre del ejercicio de 2018.