EYSA pone el foco en EEUU y Latinoamérica

La compañía española ha pasado de ser un gestor de aparcamientos en superficie a una plataforma revolucionaria en la movilidad sostenible de referencia en el país

26 nov 2019 / 08:30 H.

Aportar un plan de negocio basado en la racionalización de los aparcamientos ante los graves problemas de movilidad en las grandes ciudades es una propuesta empresarial que da rentabilidad. Así lo pensó Portobello a mediados de 2015, cuando decidió hacerse con el control de Eysa, que desde entonces la ha transformado en una compañía referente en el sector de la gestión de aparcamientos en las urbes dentro y fuera de nuestras fronteras. Entonces pasaron de controlar los aparcamientos urbanos de la ORA en Madrid a crear un conglomerado empresarial que ha catapultado a Eysa como punta de lanza de la gestión de vehículos. Sin embargo, esta compañía no empezó su trayectoria con la entrada de Portobello.

Su historia nace a comienzos de la recuperación de la democracia en nuestro país. Inició su actividad en la década de los setenta, exactamente en 1976 en la calle Marqués de Urquijo en Madrid, gestionando el control de estacionamiento. Fue creciendo como división de actividades de la constructora FCC hasta que la constructora decidió vender tras la crisis económica debido a un fuerte endeudamiento. Fue hace casi un lustro cuando N+1 -la nueva Alantra- compró la compañía y reforzó las actividades concesionales en aparcamientos tanto en superficie -estacionamiento regulado- como en rotación, empezando a complementarlas con otros servicios, como la gestión de tributos o de vigilancia de tráfico en las ciudades. A mediados de 2015, Portobello, con un 51 por ciento del capital, adquiere la compañía junto con PGGM, fondo de pensiones holandés; CNP, aseguradora francesa; y Capital Dynamics.

El equipo directivo empieza a desarrollar entonces un plan de negocio que implica completar la gestión de movilidad en las ciudades, con las actividades de movilidad enfocadas al ciudadano gracias a la transformación digital. Según ha podido confirmar elEconomista Capital Privado, la entrada de Portobello ha permitido a Eysa superar los 90 millones de euros de facturación en 2018 y previsiblemente superará los 110 millones al acabar este ejercicio de 2019. “De los cuales un 65 por ciento corresponde al estacionamiento regulado en superficie o negocio concesional tradicional; y el resto corresponde a actividades de diversificación, como la tramitación de gestiones de sanciones; el pago online que desarrollan las filiales elparking.com y taksee.com; y el crecimiento internacional, apoyado en oportunidades directas a través de crecimiento orgánico y mediante adquisiciones, como p3gm.com”, explican fuentes de Eysa.

Su plan de negocio contempla crecer en el exterior, concretamente en EEUU y Latinoamérica. El crecimiento en estos países pasa por explicar que las soluciones de movilidad son indispensables. “Lo primero que se hace a la hora de ordenar la movilidad de una ciudad es estructurar la parte de circulación y de estacionamiento. Sin eso, la movilidad privada en la ciudad no funciona. No es viable tener soluciones de otro tipo, como puede ser la solución de carsharing o la bicicleta compartida, si al final no hay un cierto orden en la vía pública”, dice Javier Delgado, consejero delegado de Eysa.

A la hora de apoyar su expansión internacional por EEUU, la firma española adquirió P3GM, una compañía que opera con servicios de bikesharing en EEUU. Sobre esta plataforma se van a construir el resto de negocios, especialmente servicios digitales de estacionamiento a través de elParking y concesiones de estacionamiento en vía pública: “Hay muchos operadores en EEUU, pero no con gran capacidad tecnológica. Esto supone una gran oportunidad para nosotros por el gran tamaño de mercado”, precisa Delgado.

Crecimiento orgánico e inorgánico

A la hora de abordar el plan de crecimiento, Eysa apuesta por un crecimiento tanto orgánico como inorgánico. Desde 2017, la firma ha crecido mediante compras. “Pensamos que va a ser una oportunidad de crecimiento futuro bastante clara y estamos en proceso de análisis y adquisición de nuevos negocios, dentro y fuera de España”, comenta Iván Pérez, director de desarrollo corporativo de Eysa. Un ejemplo fue la adquisición de elParking, una plataforma digital que combinada con la tecnología Parkingdoor, también de desarrollo propio, permite a cualquier usuario buscar plaza de aparcamiento tanto en zona regulada, como en parkings públicos o privados.

En el negocio del carsharing, la compañía también tiene presencia gracias al éxito de Emov, el negocio de coches eléctricos que opera en las grandes ciudades al que ya ha conseguido sacar rentabilidad. Así, el pasado mes de diciembre, la española decidió vender el 51 por ciento de Emov al grupo automovilístico PSA -el holding de Peugeot, Citroën, DS y Opel- después de un exitoso lanzamiento y puesta en funcionamiento, en una operación valorada en unos 20 millones de euros.

Otro de los negocios que ha permitido la diversificación a Eysa es la compra en 2018 de la plataforma Taksee. Su propuesta de valor ayuda a las compañías a controlar de manera más efectiva el gasto que realizan en sus desplazamientos urbanos, combinando en la misma solución los servicios de taxi, estacionamiento, carsharing corporativo, carpooling, lanzaderas bus, etc. Mediante un sistema de facturación a medida a través de la integración con los sistemas ERP de las compañías, permite la deducción del IVA y no requiere que los empleados ni la empresa anticipen el gasto para poder moverse. La gran ventaja que supone esta plataforma es que permite el diseño de reglas de uso adecuadas a los criterios de la compañía relacionados con el ahorro de costes y la reducción de emisiones, proporcionando control sobre la movilidad de los empleados en tiempo real.

“Nuestros clientes, grandes compañías del Ibex35 en su mayoría, encuentran al socio ideal para la gestión personalizada de su movilidad en la plataforma Taksee”, afirma el consejero delegado de Eysa. El objetivo con esta compra es continuar agrupando nuevas alternativas de movilidad que sean de utilidad para ciudadanos y empresas, y que avancen en la búsqueda de caminos que conviertan a las ciudades españolas en smart cities, con un modelo de movilidad sostenible, eficiente y respetuoso con el medio ambiente.

El proyecto contempla en breve la apertura de esta plataforma al mercado B2C. “Eysa cuenta con un equipo humano que está continuamente estudiando el comportamiento de la movilidad en las ciudades para así adaptar la oferta y generar un valor añadido a sus clientes”, afirma Delgado. Por su parte, el director de desarrollo de Eysa sostiene que “pensamos que tiene un alto valor la experiencia, la posición de una compañía como Eysa en la ciudad, el conjunto de soluciones que ofrecemos y el conjunto de usuarios que utilizan nuestras soluciones”, añade Delgado.