La inversión en capital privado vuelve a batir récord hasta septiembre

Con casi 6.000 millones invertidos, España se consolida como destino prioritario para los fondos internacionales, que ya copan el 80% del volumen desembolsado en los primeros nueve meses. En el segmento medio del mercado, los inversores nacionales siguen siendo los reyes

29 oct 2019 / 09:11 H.

El capital privado sigue imparable y sortea sin miedo las incertidumbres políticas y económicas. De enero a septiembre, la cifra de inversión en España se ha situado en 5.890 millones de euros, un 8,1 por ciento más que hace un año y apenas 123 millones por debajo del cierre del pasado año, según los datos revelados esta mañana por la patronal del sector (Ascri), en la sexta edición de la conferencia Lps & Gps organizada por EY en Londres. Estos datos, marcados por las grandes operaciones -por encima de 100 millones-, demuestran el estado saludable del mercado de capital privado español, que por primera vez en su historia se sitúa en la media europea en relación al porcentaje del PIB.

En palabras de Miguel Zurita, presidente de Ascri y socio de Altamar, “este año se batirá un nuevo récord de inversión, pero no estamos obsesionados con esto. Los datos de inversión son muy buenos y los internacionales siguen apostando por España, el mid-market está registrando una buena evolución y el venture capital sigue creciendo. La industria está preparada para lo que viene”. “Más allá del número, el capital privado vive un cambio cualitativo en España. Nos hemos convertido en un mercado core en Europa”, añadió el presidente de Ascri. “Confiamos en que más inversores españoles sigan animándose a invertir en el sector, siguiendo el ejemplo de sus homólogos internacionales”, explicó el presidente de la patronal aludiendo a los institucionales españoles como aseguradoras o fondos de pensiones, cuya presencia en el sector es todavía anecdótica.

Por su parte, Juan López del Alcázar, socio responsable de Transacciones y Head de Private Equity de EY, explicó que “España se consolida como destino de inversión” durante la apertura de este evento. Además, López del Alcázar hizo referencia a uno de sus estudios y reveló que “en la mente de los grandes directivos está realizar operaciones de M&A -fusiones y adquisiciones- en los próximos doce meses pese a las incertidumbres y con el foco puesto en los temas sociales”. “Prevemos que el volumen de operaciones de private equity continúe siendo elevado en 2020 a pesar de las dudas macroeconómicas, principalmente por la liquidez existente y el número de oportunidades actualmente en el mercado”, añadió el directivo de esta firma de servicios profesionales.

Apetito de los internacionales

En cualquier caso, es destacable la apuesta de los inversores internacionales por España, que copan el 80 por ciento del volumen total invertido, tirando una vez más de la cifra total. Destacan así operaciones como la compra de Laureates -Universidad Europea- por Permira, la exclusión de Telepizza de bolsa por KKR o la reinversión de Bridgepoint y CPPIB en Dorna -la firma que controla los derechos del campeonato de Moto GP- Además, esta cifra se elevará en los últimos meses del año ya que ha habido grandes operaciones que todavía no se han contabilizado dentro de los datos recopilados por la patronal.

Sin embargo, a nivel de mid-market, los grandes protagonistas vuelven a ser los fondos nacionales. En total, de enero a septiembre se invirtió 1.185,8 millones de euros en este segmento en unas 46 operaciones. Este segmento del mercado -que va de 10 a 100 millones de inversión-, muestra la verdadera evolución de la industria en España por el tamaño del tejido empresarial nacional. Según el número total de inversiones, el 83 por ciento de las transacciones recibió menos de 5 millones de euros en equity.

Al hilo de esto, la directora general del Tesoro y Política Financiera, Elena Aparici, señaló que “el rol principal del capital privado es hacer crecer a las pymes y profesionalizarlas, así como romper la tradicional dependencia a la financiación bancaria”. Respecto a la economía española, Aparici apuntó a que “se ha transformado para convertirse en más resistente, pero no debemos dormirnos en la complacencia. Hay que seguir desarrollando políticas fiscales y reducir el porcentaje de la deuda sobre PIB cuatro puntos de 2018 a 2020, el doble de lo que se redujo en los tres años anteriores”.

Más recursos para invertir

En términos de captación de recursos -fundraising-, la cifra se elevó a 1.049,7 millones de euros en los nueve primeros meses del año, motivado por el fuerte interés de los inversores institucionales por los activos alternativos. De hecho, son varias las gestoras españolas que se encuentran en proceso de captación de recursos: MCH, Magnum, Portobello o Abac, entre otras.

Respecto a las desinversiones, el volumen llegó a los 1.918,6 millones -a precio de coste-. De esta cantidad, el 45 por ciento se realizó mediante la venta a otra entidad de capital privado y el 25 por ciento a recompra de accionistas. La volatilidad de los mercados financieros paralizó, no obstante, las posibles salidas a bolsa.

El venture capital, por su parte, también registró unas cifras muy positivas, revelando el buen momento que atraviesa este sector en este segmento del mercado (543,3 millones de inversión de enero a septiembre de este año, un crecimiento del 42 por ciento respecto al mismo periodo de 2018), aunque el vicepresidente de Ascri, Aquilino Peña, señaló que “todavía se necesitan más inversores privados e internacionales”.