La tasación cambia tras el paso de Advent
y Cinven

Tinsa ha crecido apostando por la internacionalización mediante adquisiciones,
la transformación digital y el impulso de la disciplina financiera de los fondos
de capital privado

31 dic 2019 / 09:56 H.

La vivienda sigue dando sus frutos para el negocio de los fondos de capital privado. Tras la tortuosa crisis, el mercado de valoraciones de residencias en grandes ciudades y el vaivén de los precios de la vivienda terminada -nueva y usada- está beneficiando al negocio de la compañía española Tinsa. Esta firma entró en la órbita del capital riesgo en 2010, cuando Advent se convirtió en el principal accionista en sustitución del pool de 20 cajas de ahorros que había impulsado el nacimiento de la compañía en la década de los años 80 del siglo pasado.

La historia de la empresa -la mayor firma de valoración inmobiliaria de España y una de las mayores del mundo- se creó en 1985 como una compañía centrada principalmente en la tasación de inmuebles con finalidad hipotecaria. En la actualidad, realiza más de 500.000 operaciones anuales globalmente -en los tres continentes-. De ellas, unas 300.000 son en España -más del 50 por ciento- y en nuestro país emplea a 370 personas con una red técnica de 1.300 tasadores -si se suman los técnicos en otros países donde superan los 2.000 profesionales-.

En 2016 se produjo un relevo en el accionariado y Tinsa pasó a manos de la gestora de fondos de capital privado británica Cinven. Desde entonces,
la compañía no ha parado de crecer en mercados internacionales y se ha consolidado en nuestro país. Hoy es un grupo internacional, presente en 13 países de Europa, Latinoamérica y África, líder en valoración de todo tipo de activos -bienes muebles, inmuebles, y de peritación y análisis de riesgos en el sector asegurador- y un referente en consultoría de real estate y soluciones digitales de big data. En 2018, el grupo Tinsa registró una facturación consolidada de 120 millones de euros y prevé cerrar 2019 con más de 160 millones de cifra de negocio, según datos confirmados por la compañía a elEconomista.

El papel de los fondos

En este camino de crecimiento de Tinsa el protagonista ha sido la entrada del fondo Cinven para proseguir y consolidar su crecimiento. “La aportación de los dos fondos -Advent y Cinven- ha sido muy importante para Tinsa, ya que ha permitido el desarrollo de la compañía del modo que requería el contexto económico específico que tocó a cada uno, que fue muy diferente. Advent (2010-2015) lideró la reestructuración de la compañía en un momento de crisis y asentó las bases para el crecimiento posterior. Con Cinven como principal accionista, Tinsa ha protagonizado en los últimos tres años un importante proceso de diversificación de actividad e internacionalización, que nos ha convertido en una compañía puntera y global”, afirma a este diario Juan Guerra, chief financial officer (CFO) del grupo Tinsa.

En el primer periodo como empresa participada por un gran fondo, entre 2010 y 2015, se incorporó un nuevo equipo directivo, bajo cuya batuta Tinsa acometió un importante cambio cultural, de negocio, con la apertura a nuevos clientes, empresas y particulares. Al mismo tiempo que se reestructuraba la compañía para adaptarla a un mercado más reducido en actividad, Advent aportó el respaldo financiero necesario para hacer más eficiente la operativa optimizando procesos a través de la tecnología y aumentando el tamaño. La entrada del fondo permitió orientar el negocio ante el reto de la transformación digital y mejorar la eficiencia en otros departamentos y unidades de negocio de Tinsa. “Se dieron los primeros pasos de una transformación tecnológica, orientada a mejorar la calidad de las tasaciones a través de la automatización de procesos y la mejora de los algoritmos de designación a tasadores, por poner algunos ejemplos. También en esos años Tinsa profesionalizó y consolidó el negocio en Latinoamérica, incluyendo la entrada en nuevos mercados, como Colombia. Y fue protagonista de la principal operación de concentración del sector de la tasación en España: la compra de Tasamadrid en 2013”, explican desde la compañía.

Negocio digital, adquisiciones e hipotecas ‘verdes’

La etapa de Cinven en 2016 supuso el despegue del negocio digital en Tinsa. Se han acometido fuertes inversiones en automatización e inteligencia artificial, que nos han permitido crear una nueva línea de negocio para poner a disposición de otras compañías del mercado soluciones de big data con información de muy alta calidad. Los dos últimos años han sido frenéticos en adquisición de compañías locales en Europa -Países Bajos, Bélgica, Italia y Alemania-, África -Marruecos- y Latinoamérica -Ecuador-. Además de la entrada en nuevos mercados, se ha consolidado la posición de liderazgo en aquellos donde Tinsa no era la mayor empresa del sector, como es el caso de Portugal o Colombia, donde se adquirieron las empresas líderes.

En opinión de Ignacio Martos, presidente ejecutivo de Grupo Tinsa, la presencia de Advent y Cinven “en nuestro accionariado nos ha aportado disciplina financiera, respetando enormemente la autonomía del equipo directivo en la gestión de un negocio que es muy particular, por su carácter de actividad regulada en la parte de tasación hipotecaria. El respaldo financiero de accionistas de este perfil ha sido clave para que Tinsa haya podido transformarse, mantener su liderazgo en un mercado muy competitivo y convertirse en el grupo diversificado y puntero tecnológicamente que es ahora”.

Tinsa sigue analizando oportunidades de expansión en América, Europa y países emergentes, en consonancia con su plan de crecimiento internacional, y mantiene una constante inversión en tecnología basada en la digitalización y el big data inmobiliario, con el que lleva muchos años aportando un valor diferencial en calidad de información y de servicio al cliente. Estas dos líneas estratégicas están reforzando su posición de liderazgo y propiciando un sólido crecimiento en todos los mercados en los que está presente.

Una de las nuevas unidades de negocio identificadas por Tinsa y que va a desarrollar en los próximos meses está relacionada con las denominadas hipotecas verdes. “Desde Tinsa, estamos trabajando en la definición de estándares que sirvan de referencia para impulsar la hipoteca verde en Europa. Hoy analizamos el contexto legislativo que ha favorecido su creación y el punto en el que se encuentran, de la mano de nuestro director de Consultoría Energética y Edificación Diego Soldevilla”, explican desde la compañía.