Las grandes gestoras, a la caza de ‘startups’

Cada vez es más frecuente ver a fondos internacionales, como Omers y Bain, que quieren atraer un perfil más variado de inversores, en un momento en el que el ‘venture capital’ comienza a consolidarse en el Viejo Continente

30 abr 2019 / 10:13 H.

El fondo de pensiones canadiense Omers sorprendía al mercado hace unos días con el anuncio del lanzamiento de un fondo para venture capital (VC) europeo dotado con 300 millones de euros. Hasta hace unos meses, esta gestora era conocida en España por sus incursiones en el sector energético y en el de infraestructuras, donde es accionista de algunas compañías españolas como CLH y donde ha participado en algunos procesos como en la venta de Ufinet (el antiguo negocio de telecomunicaciones de Naturgy) o en la compra de X-Elio, el negocio de renovables de KKR y Gestamp.

Con este nuevo vehículo de inversión se lanza a por un mercado en el que tradicionalmente no participaban de forma directa las grandes gestoras internacionales, pero que poco a poco va ganando peso en sus estrategias de inversión. Javier Bustillo, socio director de Bustillo Abogados (despacho referente en asesoramiento a startups), justifica esta estrategia en que “las gestoras hoy en día cuentan con recursos para invertir y plantean la diversificación como una forma de ofrecer una mejor rentabilidad a sus inversores. El ecosistema de emprendimiento europeo sigue madurando y actualmente hay más compañías exitosas con emprendedores más preparados. Además, ya no hace falta ir a San Francisco para crecer y los casos de éxito empiezan a ser cada vez más numerosos, lo que motiva a nuevas generaciones a crear empresas en ciudades europeas. Otro aspecto a destacar es que cada vez se está abriendo más el abanico de posibilidades para invertir en las distintas fases del venture y los equipos gestores de fondos son más experimentados y capacitados”.

Otro caso similar es el de la gestora Bain Capital, que cuenta con una división específica para este segmento del mercado (Bain Ventures), que el pasado noviembre lanzó su último vehículo con 1.000 millones de dólares (896 millones de euros) comprometidos para invertir en startups.

Pese al importante crecimiento de esta industria en España, todavía hay mucho camino que recorrer para acercarse al volumen de inversión de EEUU -la cuna de este negocio- o de otros países europeos. Según los datos de Ascri, la patronal del capital privado, el negocio de VC en España recibió una inversión de 417 millones de euros en un total de 510 operaciones. A nivel mundial, según los últimos datos oficiales disponibles (correspondientes a 2017), la inversión se situó en 164.400 millones de dólares (147.334 millones de euros, al cambio actual), un 49 por ciento más que un año antes. Sin embargo, los expertos son optimistas respecto al crecimiento de este negocio en España. “El VC ha experimentado un gran desarrollo en España hasta consolidarse como una de las propuestas más interesantes en el panorama europeo y, además, España es ya el tercer país de Europa favorito de los emprendedores para desarrollar sus ideas gracias también al cambio de mentalidad en la sociedad española con mayor predisposición al emprendimiento. Esto hace que sea muy probable que aumente el número de gestoras españolas que apuestan por este negocio”, explica Bustillo.

Diversificar riesgos y estrategia

Este fue el caso de Galdana Ventures, un proyecto lanzado junto a la gestora española Altamar en 2015. A diferencia del caso de Omers, Galdana funciona como un fondo de fondos -no invierte directamente en startups, sino que lo hace en otros fondos que sí lo hacen, diversificando así su riesgo y su estrategia-. Claudio Aguirre, presidente, co-consejero delegado y cofundador de Altamar, explica que esta iniciativa surgió para dar respuesta a “la vocación de nuestros inversores de participar en la revolución digital en la que estamos inmersos”. “En 2015 y para completar la gama de activos que gestionamos decidimos asociarnos con el equipo formado por Marcel Rafart, Javier Rubió, Didac Lee y Roque Velasco para crear Galdana Ventures y así lanzar y gestionar nuestros propios vehículos especializados en este segmento. Salimos al mercado en un momento en que las rentabilidades del VC se estaban consolidando en cifras atractivas y el sector había madurado como para poder encontrar inversiones con un perfil rentabilidad/riesgo en línea con los objetivos de inversión de Altamar. Por otro lado, lo cierto es que el acceso a los mejores gestores es muy complicado en todas las categorías de alternativos y especialmente en VC, pero con el equipo de Galdana, combinado con las capacidades de Altamar creamos fondos atractivos tanto para los gestores de VC como para nuestros inversores”.

Por su parte, Marcel Rafart, presidente, managing partner y socio fundador de Galdana Ventures, argumenta que “la industria de VC nació en EEUU en los años 60 del siglo pasado. Con posterioridad se extendió a otras regiones del mundo. Por ello, tanto Europa como España cuentan con menos años de desarrollo. Esto tiene un claro reflejo en el peso que VC tiene en el conjunto de PIB. Mientras que en EEUU suponía alrededor del 0,35 por ciento en 2016, en España suponía el 0,036 por ciento, es decir alrededor de una décima parte. Es por tanto razonable suponer que esta industria, que ya cuenta con un buen número de gestores y fondos de éxito, disfrutarán de un crecimiento relevante en los próximos años, en línea con lo que sucedió en EEUU. Además, el desarrollo del VC en España es superior a otros países de nuestro entorno como por ejemplo Italia”.

Otro ejemplo es el de Arcano que, dentro de toda su gama de productos, lanzó en 2017 su primer fondo para este segmento del mercado y lo hizo con un socio de reconocido prestigio internacional: Urizen Ventures, firma liderada por el cofundador de Tuenti e Identified, Adeyemi Ajao, y el fundador de Jobr, TJ Nahigian. Con 200 millones de dólares (179 millones de euros) comprometidos, su foco está puesto principalmente en EEUU.