Los fondos redoblan su apuesta por el negocio
de las mascotas

Los inversores destacan el potencial de crecimiento de la industria y la “humanización de los animales domésticos”, que conlleva un mayor gasto

30 jul 2019 / 10:33 H.

Quieres que tu perro o gato crezca fuerte y sano? Si quieres la comida más sublime para ti... ¿Por qué no la quieres también para tu perro?” Son algunos de los eslóganes que nos lanza la publicidad masiva a través de la televisión. Está aquí y hace tiempo que ha llamado la atención de los inversores: la comida y el cuidado personal de nuestras mascotas son un negocio. En nuestro país, los fondos entraron en el sector de las mascotas primero a través de la compra de pequeños locales destinados a la venta de productos para perros y gatos, con operaciones como la entrada de Corpfin en Kiwoko o la de Miura en TiendAnimal. Posteriormente, se pasó de los locales de venta directa al público a las inversiones vinculadas a centros veterinarios.

Para entender la fuerza de este sector y según la consultora GFK, el 62 por ciento de los españoles mayores de 15 años tienen una mascota mientras que en EE UU la cifra alcanza el 70 por ciento. Con estos datos es lógico pensar que tener un negocio orientado al cuidado de los animales de compañía producirá grandes rentabilidades a medio y largo plazo. Este sector está en constante crecimiento. Tanto es así que la consultora Grand View Research desvela que el mercado mundial del cuidado de mascotas alcanzó los 131.700 millones de dólares (118.000 millones de euros) en 2016 y crecerá alrededor de un 5 por ciento anual hasta superar los 200.000 millones de dólares (180.000 millones de euros) en 2025.

Este crecimiento se debe en parte al volumen ya que todavía existe crecimiento en número de mascotas per capita. Sin embargo, la gran palanca es el crecimiento en valor derivado de la tendencia hacia la “humanización” de la mascota, que traslada la corriente actual propia de la alimentación humana -comida más saludable, nutritiva, incluso ecológica- a la alimentación de mascotas. Todo ello hace que las categorías premium estén creciendo muy por encima de los segmentos economy, fenómeno que se observa, no solo en las grandes marcas de fabricante, sino también en las de distribución.

En España este sector del cuidado de las mascotas representa 1.200 millones y en los últimos meses se han originado operaciones relevantes. La última ha venido de la mano de Portobello Capital, que acaba de firmar la adquisición de Elmubas, el líder en comida de mascotas de marca blanca, en una operación que ha superado los 200 millones de euros.

También ha sido relevante la operación de Meridia Private Equity al comprar una participación minoritaria en Kipenzi -dueño de la marca Kiwoko-, especialista integral en mascotas líder en España y Portugal, con una red que abarca 130 tiendas, 75 clínicas veterinarias, ocho hospitales veterinarios, y con una facturación de más de 140 millones de euros. Junto con Javier Osa y Álvaro Gutiérrez, cofundadores de Kipenzi, y TA Associates, accionista mayoritario, Meridia contribuirá a acelerar su crecimiento.

Según ha explicado David Torralba, socio de Private Equity en Meridia Capital, el mercado de las mascotas contiene elementos de crecimiento muy relevantes y que resultan de una tendencia imparable a nivel mundial: la “humanización de las mascotas”. De hecho, este es un mercado que ni siquiera durante la crisis dejó de crecer. “De ahí que decidiéramos invertir en Kipenzi. Kipenzi es a día de hoy la compañía líder en Iberia de servicios integrados para mascotas.

Por su parte, José Antonio Latre, socio responsable de Retail y Consumo en EY-Parthenon sostiene que “desde la perspectiva de un inversor, el sector presenta un gran atractivo adicional porque todavía se trata de una industria muy fragmentada. Al margen de Mars Petcare y Nestlé Purina Petcare, las dos compañías globales más grandes, éste se encuentra muy repartido en compañías de tamaño medio; por ejemplo, en Europa existen más de 130 compañías con unas 200 fábricas. Las grandes compañías de Petfood se están configurando a través de grandes adquisiciones -como por ejemplo Blue Buffalo por General Mills-”.

En Europa y en España cabe esperar movimientos de concentración en el sector, tanto a nivel de fabricantes como de retailers especializados. Los fabricantes de Petfood, tanto de marcas propias como de distribución, tenderán a consolidarse para tratar de equilibrar el balance de poder con sus clientes retail, mucho más grandes y concentrados.

“Aunque es difícil dar una cifra de rentabilidad estimada para un inversor en el sector, dado que el mercado subyacente presenta un claro atractivo y el sector presenta oportunidades claras de build-up -fondos que participan en el plan de negocio de crecimiento de la empresa-, cabe esperar rentabilidades elevadas. No hay que olvidar que la categoría es sofisticada y cada vez lo está siendo más debido, en última instancia, a los cambios de hábito de un consumidor cada vez más exigente con la propuesta de valor hacia sus mascotas”, concluye Latre.