Mubadala ve una salida a bolsa de Cepsa
en el futuro

Musabbeh Al Kaabi, presidente de la española y de Mubadala Petroleum, asegura
en exclusiva a ‘elEconomista’ que ve posible “una salida a bolsa en el futuro, pero
no es parte de los planes actuales”

30 abr 2019 / 11:28 H.

Mubadala ha dado un giro a la estrategia de gestión de su cartera de participadas. El fondo soberano de Abu Dhabi, que gestiona 225.000 millones de dólares, quiere llevar a cabo una actuación más “agresiva”, tal y como ellos mismos lo definen, de su cartera de participadas y la primera prueba de esta nueva forma de funcionamiento ha sido la operación que están llevando a cabo con Carlyle para que se incorpore al capital de la petrolera española Cepsa antes de acabar este año.

Carlyle, uno de los grandes fondos internacionales con mayor presencia en el sector energético, tomará entre un 30 y un 40 por ciento de la petrolera a través de su plataforma energética en una operación valorada entre 2.300 y 3.000 millones de euros, incluida la deuda. El fondo estadounidense gestiona 212.000 millones de dólares y tiene disponibles 81.000 millones. Según los datos de la propia entidad, el negocio de capital privado supone 82.000 millones de inversión, a los activos reales -energía, infraestructuras o inmobiliario- han destinado 46.000 millones, en crédito global han invertido 37.000 millones y en el área de soluciones de inversión -secundarios y coinversiones- alrededor de 47.000 millones de dólares.

Mubadala, por su parte, ha comenzado a diversificar y ha lanzado el Hub71 para reforzarse con Microsoft y Softbank en el área de emprendedores, como una nueva forma de detectar inversiones al tiempo que continúa con su negocio tradicional. De hecho, el fondo soberano de Abu Dhabi ya está analizando una operación similar a la realizada con Cepsa en otra de sus participadas: Nova Chemicals.

Fernando Torrente, socio de Allen & Overy, que ha asesorado a Mubadala explica que “La inversión de Carlyle en Cepsa y la consiguiente desinversion parcial de Mubadala es un caso muy representativo, por su relevancia, por los altos estándares aplicados y por el resultado exitoso, de un proceso de dual track que ha sido llevado de forma plena y con completa intensidad, en sus dos vías (mercado de capitales/M&A Privado) hasta conseguir el objetivo buscado. Después de haberse decantado inicialmente por la salida a bolsa, cancelada en la fecha de fijación del precio de la oferta y a dos días de la fecha fijada para la admisión a cotización, se retomó la vía de M&A para acordar finalmente la venta parcial con uno de los fondos que había participado en el proceso. Se pone de manifiesto con él que las empresas y activos que despiertan interés, por su calidad intrínseca y la de sus equipos - directivos y empleados - , se sobreponen al revés que puede suponer un cambio de las circunstancias del mercado y la suspensión de la salida a bolsa”.

El valor total de Cepsa para esta transacción se eleva a unos 10.748 millones de euros (12.000 millones de dólares), incluyendo los 3.089 millones de euros de deuda. La operación está sujeta a las autorizaciones regulatorias habituales y su cierre se espera para finales de 2019. El acuerdo supone la culminación del proceso de dual-track llevado a cabo por Mubadala. Una vez finalizada la operación se confirmarán las participaciones finales de ambas partes.

Mubadala seguirá siendo el accionista mayoritario de Cepsa y Musabbeh Al Kaabi, el presidente de la compañía. Carlyle, por su parte, contará con dos sillones en el consejo de la española para representar esta inversión que provendrá de Carlyle International Energy Partners I y II, Carlyle Partners VII, Carlyle Europe Partners V y de un grupo de coinversores. Con esta operación, Mubadala habrá logrado del orden de 5.000 millones de su inversión en la petrolera española, ya que a lo largo de este tiempo ha ingresado también 2.500 millones por dividendos e incluso se abre la puerta a un dividendo extraordinario por la venta de la participación en Medgaz a Naturgy. La compañía no cerró el traspaso de este activo a Mubadala Midstream por la presión del Gobierno que considera el activo estratégico.

Owen Clay, abogado de Linklaters que ha asesorado a Carlyle en la operación, asegura que: “Hemos visto un aumento en la actividad de fusiones y adquisiciones por parte de firmas de capital privado en el sector energético a medida que el precio del petróleo se recupera junto con atractivas valoraciones de activos. Este acuerdo es un gran ejemplo de eso y podríamos ver transacciones similares durante el próximo año “.

El proceso de venta de Cepsa comenzó el año pasado con el interés de Blackstone, Carlyle, CVC, Diamond Capital y Vitol. La compañía llevó a cabo un dual-track y recibió ofertas de acercamiento en junio y ya en septiembre se tomó la decisión de la salida a bolsa. El fondo fichó al Santander, Morgan Stanley, Citibank y Merril Lynch para que fuesen los encargados de preparar el terreno para el regreso al parqué. La vuelta de Cepsa a la bolsa de valores, siete años después de su exclusión, suponía la segunda opción que manejaba Mubadala, ya que su prioridad era encontrar un comprador dispuesto a hacerse con entre el 30 por ciento y el 50 por ciento de la petrolera española. La intención de Mubadala era poder maximizar los retornos de esta venta, aprovechando el buen momento de Cepsa, que registró en 2018 un beneficio de 754 millones.

Marcel Van Poecke, director de Carlyle International Energy Partners, ha señalado: “Nos complace asociarnos con Mubadala y el equipo directivo de Cepsa a través de nuestro compromiso para invertir en la compañía, que ofrece un gran potencial y oportunidades de futuro en el sector energético internacional. De esta manera, esperamos seguir construyendo la senda de crecimiento de Cepsa, en beneficio de sus clientes, proveedores y empleados. Nuestro equipo tiene una sólida trayectoria que combina capacidades financieras y operativas en el sector energético, así como una amplia experiencia en toda la cadena de valor de la energía, desde la exploración (upstream) hasta la extracción (downstream), pasando por la refinación y la comercialización”.

Musabbeh Al Kaabi, presidente de Cepsa, indicó que “esto representa un importante hito en los 90 años de historia de Cepsa. A lo largo de los años, Mubadala ha trabajado estrechamente con el equipo directivo de Cepsa para construir una compañía de energía completamente integrada de talla mundial. Estamos deseando empezar a trabajar con Carlyle”.