Nazca hará crecer Foodbox hasta

los 360 restaurantes

La plataforma, lanzada en el año 2015, tiene un plan estratégico que pasa por abrir unos 40 nuevos establecimientos a lo largo de este año, tanto con tiendas propias como con franquicias

30 jul 2019 / 09:23 H.

La recuperación del consumo tras la crisis y la gran atomización del negocio de la restauración en España ha puesto a este sector en el punto de mira de inversores de todo el mundo en los últimos años. En este contexto, la relación de la gestora española Nazca Capital con este sector es algo peculiar: sus primeras incursiones -Rodilla y Lizarran- fueron bastante cortas para los tiempos que se manejan en el capital privado. Sin embargo, en el año 2015 pusieron en marcha un nuevo proyecto con una estrategia clara: crear una plataforma multimarca, de ticket asequible a los consumidores, con un equipo directivo formado y con un fuerte plan de crecimiento mediante el formato de la franquicia.

Ahora, el objetivo de Foodbox -que aglutina las marcas Santa Gloria, Taberna Volapié, Papizza y MásQMenos- es cerrar el año con 40 nuevos establecimientos y doblar el número -hasta alcanzar los 360- en los próximos años. En términos de facturación, la idea del grupo es acabar 2019 con una cifra de negocio de 90 millones de euros. Además, han recibido una ayuda extra recientemente: el fondo de deuda de Alantra ha firmado con esta plataforma un préstamo para financiar parte de este ambicioso plan de crecimiento.

Plataforma multimarca centralizada

Para entender el proyecto hay que remontarse a la primavera de 2015, cuando la catalana Europastry -participada minoritariamente por la gestora MCH- decidió centrar su negocio en las masas congeladas de pan, segmento en el que sigue siendo líder, generando así una oportunidad de inversión con su negocio orientado al consumidor final: la cadena de panaderías y cafeterías que englobaban las marcas Santagloria, El Molí Vell y L’Obrador, que acabó en manos de Nazca en abril de ese mismo año. Paralelamente, la gestora controlada por Carlos Carbó y Álvaro Mariátegui negoció con los fundadores de otra cadena de restauración para hacerse con ella de forma simultánea, Taberna Volapié. Así, antes del verano de 2015, Nazca puso en marcha el germen de la actual plataforma Foodbox.

“Por nuestra experiencia pasada de éxito en proyectos de restauración, en marzo de 2015 nos atrevimos junto con Carlos Pérez Tenorio y Augusto Méndez de Lugo a crear desde cero FoodBox. Desde entonces hemos incorporado las más de 40 personas de la estructura central, incorporado cuatro conceptos y duplicado la red de restaurantes hasta casi los 200”, explican desde Nazca a elEconomista Capital Privado.

Con todo, el planteamiento de Nazca en esta operación no se limitó solo a Volapié y al antiguo negocio de Europastry. En junio de 2015, la gestora española se hizo también con la cadena Papizza -especializada en el negocio de pizza al corte a pie de calle-, mientras que hace un par de años compró también la cadena de restauración MásQMenos.

Pese a que cada uno de los restaurantes que integran esta cadena en la actualidad tiene un planteamiento aparentemente distinto, la clave del éxito de esta inversión ha sido la de desarrollar conceptos de restauración organizada franquiciables, en segmentos de mercado consolidados e integrados en una plataforma centralizada con un equipo directivo experto en el sector. “Los cuatro conceptos tienen importantes elementos comunes: capacidad probada de crecimiento, están en etapas aún iniciales de su desarrollo, son escalables, franquiciables y operan en segmentos consolidados de la restauración organizada”, añaden fuentes de la gestora española Nazca.

Esta centralización de procesos les ayuda a generar sinergias entre las diferentes marcas y ahorrar costes, pero también facilitar a los franquiciados la posibilidad de abrir nuevos establecimientos con otras de sus enseñas. “Los franquiciados pueden crecer con la compañía combinando distintas marcas, distintos conceptos y, por tanto, distintos modelos de negocio dentro del mercado de la restauración, lo que redunda en su dimensión empresarial”, explican desde Foodbox.

En palabras de Méndez de Lugo, “el crecimiento registrado durante 2018 viene a demostrar que Foodbox se ha convertido ya en uno de los referentes destacados dentro del sector de la restauración organizada en España. Nuestra presencia actual constituye una base idónea sobre la que apoyar nuestro crecimiento futuro. El sector va a seguir creciendo de forma imparable en los próximos años y nuestro plan estratégico está diseñado para aprovechar esta oportunidad”.