Three Hills se fija en España para invertir
su nuevo fondo

Esta gestora ofrece soluciones híbridas de deuda y capital personalizadas para los empresarios que necesiten financiación, pero no quieran diluirse demasiado en el accionariado de la compañía

29 oct 2019 / 09:06 H.

Las empresas españolas están más que nunca en el radar de los inversores internacionales. La incertidumbre política no parece pasar factura en el negocio del capital privado por el momento: se siguen cerrando operaciones, se están poniendo en marcha vehículos de inversión variados y nuevos jugadores buscan oportunidades para invertir en España. Este es el caso de la gestora británica Three Hills Capital Partners (THCP), que acaba de cerrar su segunda transacción en el país. Se trata de Goal Systems, una compañía madrileña especializada en el desarrollo de software para la industria del transporte, en la que la gestora de capital privado invertirá 45 millones de euros con el objetivo de incrementar sus capacidades tecnológicas y realizar adquisiciones estratégicas. Pero sus responsables avisan que no será la única operación que realicen en el país.

Durante un encuentro con elEconomista Capital Privado, Lance Contento, principal de THCP, explicó que “en los últimos 18 meses, hemos analizado un buen número de operaciones en España, estamos muy contentos con nuestro pipeline actual y esperamos cerrar otras transacciones pronto”. “Nuestro producto es diferencial porque ofrecemos una solución híbrida –compuesta por una participación minoritaria en el equity, habitualmente de entre el 10 y el 30 por ciento, más una aportación de deuda o acciones preferentes– que nos permite reducir la dilución para el emprendedor”, continúa el principal de THCP. A diferencia de otros fondos que invierten en deuda en España, las operaciones que buscan son sponsorless. Es decir, financian las compañías directamente como si fuera un banco tradicional, sin que tenga que producirse una operación corporativa en la que participe otro fondo de capital privado. Su apuesta por las minorías también es diferente, ya que no actúan como simples financiadores, sino que buscan compañías en las que participar con una gestión activa y en aquellas que busquen un socio que aporte valor añadido. En cuanto a su ticket de inversión, lo habitual es que THCP desembolse una cantidad de entre 30 y 70 millones de euros por operación, aunque puede variar en función de la transacción concreta.

Instrumento flexible

“Ofrecemos un instrumento flexible que customizamos en función de las necesidades de cada empresario. Intentamos ajustarnos a lo que busca cada compañía y por tanto adecuamos la combinación de equity y deuda a lo que requiera cada operación específica”, añade Álvaro Arizcun, investment associate de la firma.

Los responsables de THCP hicieron especial hincapié en la idea de que las empresas en las que invierten les ven como un socio que les ayuda a profesionalizarse porque se involucran activamente en la gestión de las compañías, tanto a nivel estratégico como operativo, apoyando y acelerando los proyectos de crecimiento a través de relaciones estables a largo plazo.

Esto les ha llevado a cerrar 17 inversiones desde el año 2013, a gestionar tres vehículos con unos 1.200 millones de euros en activos y a invertir en torno a 850 millones de euros en empresas de tamaño medio con una historia de éxito a lo largo de todo Europa. En España, su primera operación se remonta a finales del año 2016 cuando cerraron su entrada en el accionariado de la cadena de depilación láser Pelostop, en la que invirtieron 15 millones de euros en una operación conjunta con Es Vedra Capital Advisors y por la que tomaron el 12 por ciento del capital con el objetivo de hacer crecer la compañía.

“Normalmente trabajamos fuera de procesos competitivos porque nuestra solución es diferente a la que ofrecen otros fondos. Muchas veces hay empresarios que plantean una operación corporativa con la venta de una mayoría hasta que dan con nosotros y ven que podemos aportarles valor sin perder el control. Lo que les convence es la ayuda que les ofrecemos y que compartimos visión sobre el desarrollo del negocio”, argumenta Contento. “Estamos trabajando mucho con emprendedores y asesores para que nos conozcan, es cuestión de mostrarle al mercado una solución diferente a lo que ofrecen las firmas tradicionales, y se está recibiendo cada vez mejor”, continúa Arizcun.

Nuevas oficinas y más recursos

En la actualidad, THCP gestiona su tercer vehículo de inversión que acabaron de levantar el pasado mes de febrero con compromisos por valor de 540 millones de euros, superando el objetivo inicial fijado en 400 millones de euros. Este incremento del capital del fondo está muy relacionado con que este tercer vehículo ha sido el primero al que han permitido el acceso a inversores institucionales y no sólo particulares. Además de España, otros focos de su estrategia son Reino Unido -donde ha cerrado un mayor número de operaciones hasta la fecha-, Países Bajos e Italia. Respecto a este último país, THCP anunció que a principios del próximo año pondrán en marcha su primera oficina con trabajadores locales que buscarán oportunidades desde Milán. Hasta la fecha, Italia es el segundo país donde más transacciones ha realizado la gestora británica participando en el accionariado de Magnaghi Aerospace Group -industria aeronáutica- y habiendo desinvertido de Aquafil -fibras sintéticas y polímeros- y de Dedalus -software para la industria sanitaria-.

Además, la gestora cerró el pasado verano una operación en secundario, por la cual traspasó a un fondo de Idinvest -ahora controlado por Eurazeo- siete participadas de vehículos anteriores, en una operación valorada en 192 millones de euros. La gestión de estas compañías sigue en sus manos. Este tipo de operación, menos frecuente en España, pero con mucho recorrido en países anglosajones, es una de las mejores maneras para dar retornos a los inversores -los denominados LP’s, por sus siglas en inglés- de la desinversión de participadas antiguas y liquidar así los vehículos anteriores. Además, el fondo se quedará con la gestión de estas participadas, que podrá seguir desarrollando gracias a la entrada de capital nuevo y obtener plusvalías mayores en el momento de la desinversión.