Vitaldent crecerá con compras tras la entrada
de advent

La red de clínicas dentales quiere abrir 25 nuevas clínicas en el segundo semestre
del año. Sus objetivos se centran en crecer en España e Italia con un modelo mixto
de centros propios y franquicias

25 jun 2019 / 10:32 H.

Cuando hace una década los directivos de Vitaldent, una de las principales redes de clínicas de servicios dentales en España, explicaban cuál era su plan de crecimiento decían que iban “a implantar una red de franquicias en todo el territorio nacional, a apostar fuerte por la innovación, las nuevas tecnologías y la flexibilidad de horarios para adaptarnos a los clientes y, quizá, veamos oportunidades para crecer fuera de España con alianzas porque queremos internacionalizarnos para extender nuestro modelo”. Diez años más tarde, los planes se han reorientado para dejar atrás unos años convulsos que arrancaron en febrero de 2016, cuando la Policía Nacional irrumpió en la sede de la compañía y detuvo a 16 personas. Entre ellas, figuraba el expresidente y fundador de la red de clínicas dentales, Ernesto Colman, que fue acusado de defraudar supuestamente 17 millones a la Hacienda Pública y a los franquiciados.

Los tiempos para Vitaldent han cambiado. Ya no forma parte de las turbulencias y polémicas fraudulentas de sus anteriores gestores familiares, sino que el futuro de esta red de clínicas dentales está en manos de fondos de inversión. También han cambiado sus prioridades estratégicas desde que, a comienzos de este mes de junio de 2019, Javier Botín vendiera su participación mayoritaria en Vitaldent al fondo de inversión Advent International, que ha alcanzado un acuerdo con JB Capital Markets para la toma de control de Vitaldent. Las prioridades ahora son claras: “Queremos crecer con compras manteniendo la elevada calidad de nuestros servicios dentales”, explican fuentes próximas a la operación.

Antes de la venta de JB Capital -que se mantendrá en el accionariado junto a Advent con una posición minoritaria-, el equipo gestor dirigido por Javier Botín ha planificado un plan de crecimiento nutrido con 12 millones de euros para iniciar aperturas, alrededor de 25 nuevas clínicas a partir del segundo semestre de este año 2019. La intención era crecer en España e Italia con un modelo mixto en el que el 60 por ciento sean centros propios y el resto a través de nuevos franquiciados

Gestión de crisis para reflotar la compañía

La historia empresarial de Vitaldent cambió el mismo año que salió a la luz en escándalo de Colman. Fue meses más tarde cuando JB Capital Markets y el fondo británico ICG entraron en su accionariado tras abonar alrededor de 60 millones para controlar el 70 y el 25 por ciento, respectivamente, y asumieron la deuda de la compañía que era el pasivo que arrastraban de la errónea gestión de la familia fundadora. En aquel momento, la red de cadenas dentales se valoró en torno a los 350 millones de euros. La entrada de estas firmas en su accionariado se puede decir que ha supuesto un balón de oxígeno para que Vitaldent no acabara cerrando y en quiebra. Antes de la entrada de Advent, el fondo británico ICG vendió su participación a principios de este año a Kartesia.

En palabras de Rafael Garabito, socio director de JB Capital Markets, “estamos muy satisfechos de haber recuperado la compañía de la crítica situación en la que se encontraba cuando entramos en 2016, generando confianza, aportando estabilidad financiera y reforzando a todos los niveles la gestión de la sociedad bajo la acertada dirección de nuestro consejero delegado, Javier Martín, y del resto del equipo directivo y profesionales que integran Vitaldent”. Con la entrada de Advent en el accionariado, se seguirá manteniendo el equipo directivo.

Vitaldent cerró 2017, el último ejercicio con cuentas depositadas en el Registro Mercantil, con una rentabilidad de 38 millones de euros, frente a los números rojos de 9 millones que registró en 2016. Esto ocurrió pese a que los ingresos se dispararon un 400 por ciento hasta los 168 millones. Las pérdidas fueron provocadas por una nueva valoración de los activos adquiridos en 2016, que provocó una provisión adicional de 45 millones.

La entrada de la gestora Advent está muy motivada porque podrán ofrecer más financiación a la compañía para crecer tanto orgánica como inorgánicamente. En este sentido, Gonzalo Santos, responsable de Advent en España, explicaba cuando se anunció esta operación que “la prioridad es acelerar el proceso de crecimiento a través de una estrategia clara de compras”. Esta operación supone también el estreno en España del nuevo vehículo de inversión de Advent, con el que ha captado 15.600 millones de euros, por encima de los 14.300 millones que se había fijado como objetivo en un principio. Santos justifica la entrada de Advent en Vitaldent: “Nuestro objetivo es ayudar al equipo directivo a acelerar el proceso de crecimiento de la compañía y fortalecer su posición de liderazgo en el sector a través de una estrategia de compra y crecimiento. En Advent International, consideramos que se trata del enfoque más apropiado para las empresas en las que invertimos que operan en sectores fragmentados”.

Vitaldent es uno de los principales proveedores de servicios de atención dental. La compañía opera en torno a 300 clínicas propias y franquiciadas en España, lo que la convierte en una de las cadenas de clínicas dentales más importantes de Europa.